Inicio blog

La relación del profesor con la calidad educativa

La relación del profesor con la calidad educativa

El desarrollo del ser humano y la formación de los individuos es una parte esencial en el progreso de una sociedad. Dicho desarrollo se obtiene a partir del proceso de orientar y estimular las capacidades intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de la sociedad a la que se pertenece.

La educación, que es tal cual lo que se describe en el párrafo anterior, es un proceso construido a partir de la participación mutua entre el educado y una fuente de información que puede brindar conocimientos, habilidades, valores, creencias o hábitos. Dicha fuente de información puede presentarse a manera de personas o registros, puede venir de la familia del educado, de personas cercanas o de profesionales dedicados a la tarea de educar. Dichos profesionales son lo que se conoce como profesores.

La competencia de un buen profesor está basada no sólo en el dominio que tenga de las habilidades, técnicas o temas que imparte, sino en la capacidad que posea para crear empatía y plantear la información con buen ritmo, elocuencia y congruencia. A pesar de lo anterior, es de suma importancia comprender que el proceso de educación no depende únicamente del profesor, sino que se trata de una relación de cooperación y compromiso entre la pareja educativa (profesor y educado); si alguno de los dos no asume la responsabilidad y el compromiso en el proceso de enseñanza, entonces el aprendizaje difícilmente tiene éxito.

Los principales factores que obstaculizan la relación maestro alumno son: las características personales de los sujetos que participan en el proceso; el interés, la disposición y, como se mencionó arriba, el compromiso de ambas partes. La parte que puede aportar el docente para que el proceso de aprendizaje se logre de manera exitosa es poner su mayor esfuerzo en, además de impartir sus clases, buscar y ampliar estrategias didácticas y motivacionales que ayuden para animar al alumno y despertar su interés al grado de inspirar la argumentación. Una mala práctica por parte algunos profesores es formular preguntas dirigidas hacia una respuesta concreta, asunto que sólo impulsa a los alumnos a preguntar para aclarar o para que se les repita los cuestionamientos. Es elemental tomar en cuenta las ideas y opiniones de los alumnos y motivarlos a plantearlas, de lo contrario la relación que se construye peligra a convertirse en asimétrica, distante y defensiva y, de esta manera, se vuelve improbable que lleve a acabo de forma óptima.

Son muchos elementos los que constituyen a un buen profesor y otros varios los que delimitan una buena relación entre profesor y educado. Al final cada individuo es diferente y sus razones para estar presente en un aula son igual de diversas, son los resultados de la educación (Y hay que admitir: No siempre se trata de los resultados cuantitativos) los que brindan el mejor indicador para valorar la calidad de la enseñanza.

En Preparatoria Rector Hidalgo comprendemos la importancia de un proceso de enseñanza-aprendizaje óptimo. Impulsamos los mejores métodos y contamos con la mejor plantilla de profesores para garantizar una formación humana de calidad pensada en el futuro profesional de nuestros alumnos. ¡Acércate con nosotros! Conoce a nuestro personal docente, estudia con nosotros y desarrolla cada día una mejor versión de ti.